Music, Society

¿El mainstream, el underground?

el-mainstream-el-underground

 

“En General, los hombres juzgan más por los ojos que por la inteligencia, pues todos pueden ver, pero pocos comprenden lo que ven” Nicolás Maquiavelo, filósofo Italiano.

Con esta póstuma cita del Filósofo italiano Maquiavelo, iniciamos este artículo.  Vamos a enfocarlo en primer término, en el ámbito del arte de la música, cuando somos pequeños y damos nuestros primeros pasos con el entretenimiento y la música toca nuestros oídos y sentidos, empezamos a acariciar todos esos sonidos que nos parecen maravillosos y que pareciera imposible que fuesen interpretadas por las personas, así vamos haciendo un ejercicio de selección entre lo que nos gusta, lo que no nos gusta, lo que medio nos gusta y las cosas que sencillamente desechamos en el pipote de basura, al olvido de no prestarle ni la más mínima atención, en ese trayecto vamos afinando y desarrollando nuestros gustos musicales que pueden ser diversos, específicos, muy puntuales dirigidos a ciertas y determinados géneros musicales, otras veces por mero gusto y placer de escuchar música y simplemente nos gusta lo que escuchamos y porque hacemos en algunas ocasiones o casi a diario una parodia, un cover de alguna canción que nos pareció fácil de cantar o de tocar con algún instrumento, en la bañera, en un día de fin de semana con los amigos en alguna casa y con unas cuantos litros de alcohol y humo en nuestros organismos, cuando en algún momento de nuestras vidas la música nos va consumiendo sin darnos cuenta como en un principio fue tan solo por divertimiento hasta convertirse sin darnos cuenta en una parte importante para sentirnos a gusto, aceptados socialmente o sin importarnos nada más que nuestros propios y egoístas sentimientos de yoismo interno.

 

En ese trascurrir del tiempo donde el filósofo Alemán Heidegger bien describe el tiempo como tan solo un elemento ilusorio y transitorio de la existencia material, llegamos al punto donde nos damos cuenta que eso que era música ya no lo es tanto y que todo es tan solo producto del comercio para vendernos algo que no es en esencia lo que deseamos, y nos debatimos interiormente entre escoger lo que nos gusta, lo que no nos gusta o el punto medio si escucho esto y lo otro implicara esto en mí añadiéndose un elemento de aceptación social del medio y el entorno, muchas de estas cosas ocurren temporalmente en la adolescencia, la gran incógnita, la gran disyuntiva, el paradigma, y si lo que escucho es una farsa ya no me llena esto, aquello….

Aparece lo que conocemos como la guerra entre Mainstream y el Underground,  dos sujetos antagónicos entre si pero con la particularidad que ambos se mueven y hacen su Modus Viviendi y su Status Quo bajo recursos similares. Por un lado uno que enarbola la bandera de la moda, lo que gran mayoría escucha, lo que abarrota el mercado y en donde ya no es justamente en las discotiendas porque es el otro punto ya las reglas del mercado han cambiado y siguen cambiando con las plataformas digitales de música física y virtual, el otro que enarbola su lamina de contracultura, de marginalidad desde lo teórico y en contra del sistema, “anti-bursátil”, ambos confluyen en una guerra de intereses entre el artista y los oyentes, los fanáticos, en fin, el que consume su producto sea este de donde provenga.

 

Desde la óptica del artista, del músico es bueno pensar primero, ser consecuentes con su trabajo que tengan algo que decir y de comunicar de manera adecuada, no todos tienen esa magia, son muchísimos los factores que inciden en eso que llaman “éxito” o fracaso para otros, desde el lado del oyente sentirse a gusto con lo que escucha es más que suficiente, nadie te obliga a escuchar lo que no quieres comprar o consumir, existen muchísimos medios donde hasta puedes consumir de manera gratuita, del lado del marketing musical en el mainstream, se mueven los hilos comunicacionales tal cual como en el underground, se confluyen los nichos y las masas y donde se convergen sistemas integrados donde en cual o aquel caso hacen uso de sus necesidades prácticas, ambas donde el dinero, la economía está presente, así que no te asustes niño, joven, hombre y no tan joven disfruta del arte de la música y tu medio de la mass media también encárgate de vivir tu mundo y hacer esto cada vez más mágico, un tema bastante largo extenso por discutir y donde el punto ideal, es ese disfrutar. Adiós hasta la próxima.

 

0 Comments
Share
Avatar

Glibert V

Reply your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked*